Reina de día, esclava de noche

El Juego de los suspiros | Esther Lara Morata | Escritora erótica
Aquel amanecer fue el más rojo y gris en su alma. Intentó no llorar. “Una reina nunca llora delante de un plebeyo”, se decía a sí misma.

Pero él no era cualquiera, no sería uno más de sus caprichos. Era el deseo, el fuego y la calma, la caricia de las noches y el beso de las mañanas.

Su dulzura y complacencia no era usuales en aquellos tiempos. La guerra, la hambruna, las enfermedades y el frío no dejaban sitio al romance.

Lo único cálido en su reinado eran aquellas sábanas blancas que cada noche eran testigo de la pasión y lujuria que se vivía entre ellas o sobre ellas.

Una mullida almohada servía para ahogar los gemidos de una reina que al final, como mujer, dejaba la corona para calzarse la perversión y vestirse de fulana.

Reina
Reina

Cumplir sus fantasías con aquel que fuese capaz de ser sometido a su juego era su obsesión y por lo que vivía.

Nunca antes tuvo mejor amante, jamás su cuerpo consiguió retorcerse de placer con sacudidas de látigo y estremecimiento. Con el paso de las horas, el olor a sexo se hacía dueño de la estancia y eclipsaba el aroma a vela que la iniciaba.

Nunca creyó que volvería a sentir todo aquello si él se marchaba.

Pocos días después se reencontró con alguien que la haría retorcerse, gritar y gemir. Él descubrió que, en su ausencia, ella le fue INFIEL.

Los golpes le hacían gritar y el dolor retorcerse tanto que experimentó otra forma de placer: LA MUERTE.

Relato erótico

Esther Lara Morata, Premio escritura rápida ciudad de Getafe

Derechos de autor registrados @EstherLaraMorata

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si te gustan los relatos eróticos no puedes perderte " El Juego de los Suspiros"