Reina de día, esclava de noche

El Juego de los suspiros | Esther Lara Morata | Escritora erótica

Aquel amanecer fue el más rojo y gris en su alma. Intentó no llorar. “Una reina nunca llora delante de un plebeyo”, se decía a sí misma.